lunes, 2 de abril de 2012

LOS ANCIANOS EN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

(David Torres)
En tiempos de antaño tanto en las sociedades occidentales como también las originarias, culturalmente se reconocía el valor de los conocimientos producidos a partir de la experiencia de la vida. En ambas sociedades, este pequeño segmento ha sufrido las consecuencias de los cambios de época, perdiendo casi la totalidad de atributos y funciones que cumplían como mecanismos de control social en aspectos integrales de la cotidianeidad individual y colectiva.
Cambios de época que acercaron y estrecharon los vínculos, la opinión, los conocimientos. A lo que se le agregaron un cambio en las preocupaciones más mundanas como el status, y el confort.
Si bien la reflexión sobre los ancianos debe sortear la simpleza de que “todo pasado fue mejor” para analizar los factores y variables de cambio que hacen a la permanencia de la realidad actual.
Entonces si de enumerar se trata veremos cómo existen elementos occidentales naturalizados en las matrices del comportamiento social de los Pueblos Originarios, como así también, con escusas validas o no, la permeabilidad cultural. Es así como lo que comúnmente llamamos “trabajo asalariado”, y desde el cual puede decirse que puede sostenerse un tipo de vida, o confort, estándar, deseable desde el “sentido común occidentalizado” en su versión más posmoderna y “neoliberal” llegamos al “consumismo” y el “individualismo” que deja de lado a las “voces de la sabiduría” entendida como fuente de “conocimiento natural y tradicional”.
Si bien, es sabido que estas enumeraciones de problemas que llegaron con el cambio de época, para las sociedades originarias y occidentales, como también la mixturizacion de estas con lo nuevo dieron lugar a la supervivencia de elementos originarios que podían ser colocados en el mercado como bienes y servicios. Entremezclándose sin pausa, para ir perdiendo de a poco su origen identitario.
¿En consecuencia en qué consiste la enumeración de problemas-variables individuales y colectivas, en relación a los ancianos?, ¿Cuál es el rol de los Ancianos en las organizaciones de los Pueblos Originarios, en la actualidad?

Es cierto que los ancianos son el horizonte en los pueblos originarios y que podrían ser recuperados como el método tradicional de abordar las anomalías que hacen crisis en las prácticas sociales. Sin embargo esto está lejos de la realidad, con más probabilidades de caer en un nuevo olvido una especie de suicidio cultural, ante las nuevas urgencias en la lucha actual de los Pueblos Originaros; la propiedad de la tierra, la comunicación, el rol de los jóvenes en el nuevo clisé de irónicamente recuperar la cultura dejando de lado los ancianos “libros vivientes de sabiduría ancestral”. ¿Entonces como combinamos las luchas actuales, y la recuperación del patrimonio cultural que se encuentra vivo que en nuestros ancianos? El rol político que tuvieron es poco conocido, y poco reconocido donde existe de manera natural. Y esto podría entenderse como ejemplo para orgánica política que debieran darse de los pueblos originarios que en su pasado histórico tuvieron una institucionalidad basada en los pilares de la sabiduría.
Para concluir que podemos acercar para paliar la gran enumeración de problemas e incertidumbres; que se podría comenzar de a poco y reconociendo con gran humildad que solo tenemos la “voluntad” de recurrir a la “sabiduría”, aquello que podría salvarnos de la vivir en la orfandad del “voluntarismo” sin memoria, sin identidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada